“Muerte prematura de las PYMES”.

Escribe: Dra. Louro Analia Vanesa

En primer lugar, quiero agradecer la invitación y la posibilidad de comentar brevemente en este espacio la problemática de la “Muerte prematura de las Pymes”.

Recuerdo hace años, en un curso que realicé en Buenos Aires en la Universidad Tecnológica Nacional para alumnos de universidades de Brasil especializadas en Ciencias Económicas, que me preguntaron cuál era el tiempo de vida de la PYMES argentinas, dado que era una cuestión que en Brasil ya estaba siendo observada.

Según datos publicados por el Ministerio de Producción argentino en el año 2019 –transcribo textual- “en lo que respecta al ciclo de vida de las empresas en nuestro país, el 82% supera el año de existencia, el 49% cumple 4 años y sólo el 34% alcanza los 7 años. En comparación con otros países, las empresas argentinas tienen menos probabilidades de sobrevivir”.

En la Argentina hay aproximadamente 600.000 mil pequeñas y medianas empresas (pymes), que representan el 99% del tejido empresarial y generan el 70% del empleo formal.

El profesional en Ciencias Económicas, en mi caso soy Contadora Publica, llegamos diariamente a conocer los problemas que enfrentan las pymes, sus necesidades y dificultades. En estos años, en base al relevamiento de información proveniente de emprendedores que se han acercado a mi consultora, puedo decir que el acompañamiento profesional es una de las bases fundamentales para mantener vivas las Pymes desde que son solo una idea en la cabeza del emprendedor.

¿En qué baso esta afirmación? Aquí van algunas respuestas:

  • De las empresas en funcionamiento que me han consultado, el 100% nunca realizó un plan de negocios de su emprendimiento al inicio de la inversión.
  • Un alto porcentaje comenzó su actividad de manera informal, sin evaluar las consecuencias.
  • Llegan a la consulta con un profesional debido a problemas financieros o tributarios que las conducen inevitablemente a la muerte.
  • No consultaron con profesionales desde el inicio del proyecto, o si lo hicieron solo fue por temas tributarios y legales.
  • Han consultado con profesionales que no brindan asesoramiento de consultoría empresarial.
  • Consideran que la inversión en el pago de un profesional en ciencias económicas no es necesario.
  • Muestran baja adaptabilidad a los cambios y problemas relacionados a los cambios en las políticas económicas regionales. Para peor, en los últimos años hay que agregar las dificultades que trajeron la pandemia y la situación económica global.

La Fundación Observatorio PyME realizó en 2015 un informe en el cual consultaba a las empresas sobre ¿Qué servicios no recibe de un profesional en Ciencias Económicas y le gustaría recibir en el futuro? Los resultados obtenidos arrojaron que no se contratan profesionales de Ciencias Económicas para asesoramiento en mejoras de procedimiento o en gestión empresarial, aunque uno de cada cuatro manifiesta que querría hacerlo.

Los responsables del estudio encontraron como resultado una demanda no cubierta en estos aspectos, tanto en el sector industrial como también en el de software y servicios.

Hoy la idea de hacer negocios cambió, nuevos emprendimientos muy diversos surgen diariamente con ideas innovadoras y los profesionales debemos estar preparados para cubrir las nuevas necesidades de los emprendedores y sus empresas.

Como empresas de servicios, las consultoras deben incorporar el concepto conocido como RSE (responsabilidad social empresaria), en virtud del surgimiento de nuevas necesidades de sus clientes, y en consecuencia de la sociedad en su conjunto, tomando medidas que aporten, de alguna manera, al desarrollo, el crecimiento y el mejoramiento de las empresas. Como se mencionó anteriormente, en la Argentina y Latinoamérica las Pymes son importantes dadores de trabajo formal.

La muerte prematura de Pymes no siempre es consecuencia de los problemas económicos regionales. Es más, me animaría a decir que si bien es un factor que las desestabiliza, ellas, en virtud de sus estructuras mas reducidas que les permiten adaptarse a cambios más rápidamente, no tienen a las políticas económicas regionales como su principal causa de desaparición.

Y con esto no quiero dar a entender que los profesionales en ciencias económicas somos responsables de la muerte de las Pymes. Los Contadores Públicos en muchos casos no están en condiciones de brindar otros servicios que no sean los tributarios y legales para los que están formados.

Esta visión de la realidad solo apunta a abrir los ojos de todos, que puedan tomar conciencia que la tarea que realizamos tiene consecuencias sociales.

Los profesionales en ciencias económicas debernos abrirles los ojos a los emprendedores y empresarios, ser educadores y acompañar a los empleadores y empresas con un servicio diferencial. Muchos colegas me responderán que dicho servicio no es retribuido, a lo cual mi respuesta seria que tampoco lo va ser cuando la empresa muera.

Bibliografía

https://www.observatoriopyme.org.ar/novedades-/sms-latinoam%C3%A9rica%3A-universo-pyme

https://www.observatoriopyme.org.ar/novedades-/uno-de-cada-cuatro-empresarios-pyme-no-recibe-asesoramiento-en-gesti%C3%B3n-empresarial-pero-le-gustar%C3%ADa-recibirlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
Consulta con nosotros